miércoles, 28 de noviembre de 2007

Quien mucho abarca, poco aprieta

De las muchas cosas que odio, hay una que durante los últimos días me ha estado dando vueltas a la cabeza: odio ser tan "polifacético" porque ya dicen que quien mucho abarca, poco aprieta.
Me explico: hablando claro, los números nunca se me han dado bien. Sin embargo, decidí hacer la carrera que estoy haciendo porque adónde me llevará, es un horizonte que me gusta; aunque tenga que enfrentarme a dichos números. Lo que está al otro lado de la carrera es algo en lo que me gustaría trabajar y hay medianamiente buenos sueldos. Pero me cuesta mucho sentirme realizado con lo que hago día sí día también.
Por otra parte, están las cosas que se me dan bien (e incluso algunas me gustan) pero que no me podría dedicar a ellas profesionalmente, son solo un hobby, sólo se de ellas bastante por encima porque voy a mi ritmo. Me gusta la política, me encanta la historia (sobretodo la contemporánea), me interesa mucho el arte, me gusta saber sobre márketing, soy curioso en cuanto a temas sobre otras religiones, leo sobre economía porque es algo que me atrae, me encanta escribir correctamente, me gustaría saber algo más de latín (sé cuatro cosillas contadas), me encanta aprender sobre psicología (últimamente lo estoy haciendo mucho), me interesa el diseño... en definitiva, me gustan muchas cosas que están muy, muy lejos de los Centros Instantáneos de Rotación de Física I y las entalpías de formación de Química I. Aunque si tuviera que dedicarme a cualquiera de las áreas anteriormente anunciadas, diría que no rotundamente.
Y eso me jode, me jode que me guste un poco todo, preferiría no saber ni lo que es ni lo que significa el Guernika de Picasso para que me quedara claro qué hostias es la aceleración de Coriolis; ya os regalo las discusiones políticas y la Transición con tal de saber hacer una puta integral bien; quedaos la unión de las líneas de la Central Pacific y la Union Pacific en Promontory Point (Utah) si me dais la capacidad para hacer una redox como Enzo Ferrari manda.
Pero... ¿qué haría yo sin mis hobbies? Quizá ser uno de otros tantos que pululan por la ETSEIAT y que aprueban sus exámenes. Demasiado tarde, quien mucho abarca poco aprieta.
[CANCIÓN DEL DÍA = fragmento "Dies Irae" del Réquiem de Wolfgang Amadeus Mozart.]

1 comentario:

Matias Albiach dijo...

Solo para decir que me senti completamente identificado con esto. A menudo me siento asi, por mi lado estudio Ingenieria, y mis pasiones son varias pero todas por encima, no se, creo que justamente lo que me gusta es entender y por eso la ingenieria me atrae aunque me cueste, es mas creo que lo que me gusta es que me cueste, porque las demas ramas se me dan bastante mas facil y me aburren rapido, pero el pensamiento estructurado es todo un desafio que alguien con mente libre como nosotros debe enfrentar sin armas y eso lo hace exitante.