sábado, 2 de enero de 2010

La Brecha

Sé cuando un post levantará ampollas y cuando no; y estoy seguro que éste lo hará. Diréis que soy un exagerado, que no sé de qué hablo o que soy un envidioso. Luego analizad mis argumentos y buscad la exageración.

Desde que se construyó, la autopista AP-7 es algo más que una vía de comunicación al sur del Vallès Occidental. También es la brecha que marca la frontera psicológica entre Rubí y Sant Cugat del Vallés. Más que dos mundos distintos, dos universos distintos. 73.000 habitantes de Rubí por 76.000 de Sant Cugat, si se unieran se convertirían en la sexta ciudad más poblada de Catalunya, a la caza de Sabadell y Terrassa. Pero eso, simplemente, sucederá cuando el infierno se hiele.

Este post viene a cuenta de que hoy he tenido la oportunidad de pisar Sant Cugat, no suelo hacerlo; por eso cada vez es especial y me ha dado tiempo de pensar estas líneas que estoy escribiendo.

Empezaré diciendo que no hay par de ciudades sin sus piques. ¿Qué sería de Springfield sin Shelbyville? ¿Qué sería de Manchester sin Liverpool? ¿Qué sería de Barcelona sin Madrid? ¿Qué sería de Nueva York sin Los Ángeles? ¿Qué sería de Sabadell sin Terrassa? ¿Qué sería de Rubí sin Sant Cugat?

Para mí, Sant Cugat del Vallés es un Rubí 2.0, un Rubí donde los problemas rubinenses han sido subsanados, los bugs detectados y corregidos.

Cuando sales de la estación de Sant Cugat (¡de las muchas que tienen!), hay una plaza con gente normal sentada en los bancos. Cuando sales de la estación de Rubí hay un parque destrozado con porretas practicando su actividad preferida en los bancos. Cuando preguntas una dirección a alguien en Rubí, lo haces a una persona mayor ya que te aseguras que no te pueda atrapar corriendo por si intenta robarte. Esta misma tarde, he preguntado a una persona mayor en Sant Cugat y poco le ha faltado para dibujarme un plano detallado de la ciudad en el suelo, describiéndome el camino con todo lujo de detalles.

Pasada la AP-7, los bazares chinos se convierten en tiendas con ropa de Tommy Hilfiger y las chonis, milagrosamente dejan de ir llamando la atención por los sitios. Los bloques de pisos construidos por el "Ministerio de la Vivienda" y su logo de la Falange en los años 60 se convierten en casas unifamiliares adosadas con su propio garaje y patio trasero. Las plazas duras y sucias se convierten en parques verdes. Los killos se convierten en skaters, lo cual es de agradecer porque no te sientes amenazado, ya que desde luego que ellos llevan más dinero encima que tú.

Los kebabs pasan a ser restaurantes de diseño y no hace falta girarse al ver un Mercedes-Benz de alta gama, volverás a ver uno antes de irte de allí. Los nombres de colegios pasan de llevar un "escuela" delante a llevar un "international school" detrás y los bares de pésima muerte se hacen campus universitarios.

Sin ir más lejos, Sant Cugat celebró uno de los referéndums por la independencia hace poco. En Rubí, no hace falta ser un lumbreras para saber que en tal referéndum nunca ganaría el "sí". En Sant Cugat está el Centro de Alto Rendimiento Deportivo. En Rubí, para alcanzar un alto rendimiento deportivo sólo hace falta correr delante de las varias bandas delictivas que pueblan nuestra ciudad. Etcétera, etcétera.

Ahora analizad lo que yo he escrito y veremos quién es el exagerado.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Aun a riesgo de que me llames raro, me siento mas comodo en Rubi que en Sant cugat... En Sant cugat todas las veces que he estado he tenido una sensacion enorme de no pertenecer a ese lugar (sensacion solo igualada en el barrio de salamanca de madrid donde con mis mejores galas (o eso pensaba yo) me dieron limosna), es decir,que por mucho que intente adaptarme, nunca conseguiré sentirme cómodo en esa ciudad, debe ser mi adn obrero...Aparte no se si habrás alternado mucho por Sant cugat, pero hay cierto clasismo, sino llevas un minimo de 600 euros en ropa y complementos, eres un apestado

Pero Sant cugat es una ciudad muy bonita, y lo mejor son las pijitas veinteañeras y sus madres en mini-cooper (es un hecho, no conozco a ninguna pija que no este buena, ni a ninguna madre con mini a la que no le hiciese un favor...)

Álvaro Salomón Rodríguez dijo...

La reflexión que has hecho, a mi juicio tiene algunos aspectos que pueden ser matizados:

En tu exclamación sobre las numerosas estaciones de ferrocarriles de Sant Cugat, no hay que obviar la dispersión de su población y el hecho de que esta ciudad recibió durante 23 años de gobiernos de CIU unas cantidades importantes de inversión pública en infraestructuras, otro debate digno de profundizar.

Encuentro que tu manera de ver la realidad cuando sales de la estación de Rubí, es un tanto distorsionada. Yo veo gente normal como en Sant Cugat, jamás me han atracado y esos porretas que citas todavía no los he visto. Supongo que te refieres a el ambiente de la plaza Pearson, cierto que es un foco de una cierta marginación social, que estoy de acuerdo que no da buena imagen. Pero, para nada me parece comparado a un Bronx 2. ¡Alerta! Rubí no es para nada una de las ciudades con más delincuencia del Vallès, sinó todo lo contrario, así lo confirman los Mossos d'Esquadra. No solo debemos fijarnos en los ladrones corrientes, los hay también de guante blanco que procuraran no dejar rastro.

Sant Cugat se ha convertido en un foco de atracción de ciudadanos con un cierto poder adquisitivo o que querrían tenerlo. Así pues, Sant Cugat no deja de ser lo que es un Pozuelo de Alarcón en Madrid o Las Arenas en Bilbao. Si me apuras, un mero barrio de Pedrables o Sarrià enmedio de una área metropolitana de gente trabajadora. ¿Qué quiero decir con ello? Que es evidente que allí se instalen grandes firmas de ropa, artículos más o menos caros y estructuras de ocio y diversión no al alcance de todos. Compartirás conmigo que una tienda Tommy Hilfiger o un campo de golf en pleno 25 de Septiembre quizá no tenga ningún tipo de sentido.

Por últmo, es cierto que Sant Cugat celebró una consulta que no referéndum por la independencia, no sé que ocurriría en Rubí. Lo que sí puedo llegar a saber es que el supuesto "cau más catalanista" de toda Catalunya, se ha abstenido en un 75%.

Disculpa si he sido un tanto pedante, pero de todas formas creo que haces bien en tratar este tema y mostrar una cierta preocupación por el presente y futuro de Rubí, y gente que se preocupe por nuestra ciudad es lo que falta.

Un saludo!

Komotú dijo...

Sant Cugat, es un barrio de RUBÍ.

Daniel Alarcón dijo...

Ya veis que lo escribí sin rencor, sin decir "ésos son unos hijosputa" ni nada, lo que veis es lo que hay.

Claro que podríamos liarnos a analizar las circunstancias sociales que nos han llevado a La Brecha, pero eso daría para un blog aparte, y no tengo demasiadas ganas de hacerlo. Simplemente, me apeteció escribirlo porque es lo que veo día a día, cuando yo mismo hago bromas sobre mi procedencia y todo eso.

Anónimo dijo...

Ha cargado usted un poco las tintas, pero en cierto modo razón no le falta. La Brecha existe. Pero si le sirve de consuelo, en Sant Cugat, unos mataos. No son pijos de verdad. Para pijos, los de Pedralbes. Se lo digo yo, que estudié en la Salle Bonanova. Había tantos pijos, que hasta había pijas feas y todo...

Buen año!