viernes, 12 de junio de 2009

El Examen de mi Vida

Como diríamos en catalán: "Caixa o faixa". No hay más. El suspenso es igual a la muerte, el aprobado (con buena nota) es igual a la vida. No habrá más cuatrimestres ni más "me la dejo" ni más "nos vemos el cuatri que viene". En éste me va la vida.

Mecánica, con un 1 en el parcial. Haciendo números necesito un 7,66 para aprobar y un 6 para compensar. Imposible llegar hasta ahí, de todas todas. Es la asignatura que me echará de la carrera (gracias, fase selectiva) y ahí se habrá acabado toda esperanza. Formaré parte del más de 50% de alumnos que no consiguen pasar la fase selectiva de la ETSEIAT y pasaré a engrosar las filas de las ingenierías técnicas, revalorizadas por el Plan Bolonia.

El lunes se decide mi futuro. Como una siniestra partida de póker, en mi mano tengo un 2 de corazones y un 9 de tréboles, imposible hacer ninguna combinación inmediata, deberé confiar mi suerte a las cartas de la mesa. Más o menos es algo por el estilo. Sé que por mí mismo es ya imposible aprobar la asignatura y mi objetivo es hacerlo lo mejor posible para que los profesores se apiaden de mi alma y me dejen la asignatura compensable. Aunque viendo el "buen rollo" que imperó cuando salió la nota del parcial, lo dudo mucho.

Me dirijo yo solo, ayudado de una tabla con un par de clavos contra una columna acorazada de tanques M1 Abrahams que aplastan, despachurran y destruyen todo lo que se interpone a su paso; me pisotearán como a un vulgar insectucho que se cree proyecto de ingeniero.

El auditorio 1 será la última estructura que vea antes de salir de allí sin vida (académica), el lugar de mi defunción o de mi pírrica victoria.

Me embarco en una misión suicida de la que no puedo salir victorioso, la victoria es esta vez la no-derrota. Un combate épico que terminará conmigo saliendo en camilla y que se decidirá en si sobrevivo o no. Una lucha sin cuartel en la que la única regla es que no hay reglas, porque en el juego de la supervivencia no hay reglas.

Pasen y vean El Examen de mi Vida.

5 comentarios:

Komotú dijo...

Animo Compañero.

Recuerda que eres de Rubí. Y la gente de Rubí somos luchadores por naturaleza.

AUNQUE ESTE TODO PERDIDO AÚN NOS QUEDA PROTESTAR !!

Anónimo dijo...

Veo que el lunes ha pasado, y por tanto se ha decidido su futuro. Siento no haber estado antes para dar ánimos.

Ahora sólo puedo desearle suerte. Y recuerde que, como dice el compañero, los de Rubí no dan fácilmente su brazo a torcer...

Daniel Alarcón dijo...

Para Komotú: ante todo, gracias por tu comentario y tus ánimos, que tengo que decir que no han servido de mucho... Me alegra que hayas sido el primero en inaugurar mi marcador de "seguidores" que ya daba por muerto. Cuando tenga un rato miraré tu blog más en profundidad, ahora es algo tarde.

Para Anónimo: ya me había hecho a la idea de no verle más por aquí, pero me alegro que haya vuelto. Como ya ve, es momento de ir pensando en preparar la preinscripción para la escuela técnica y empezar una vida nueva alejado de mis ilusiones. Es una pena ver que los rubinenses tienen sus límites...

Anónimo dijo...

Estimado, esto todavía no ha acabado. Hay que luchar hasta el final, que peores partidos se han levantado. Piense en Kaiserslautern, piense en Chelsea. Recuerde la final Bayern-ManU de la Champions del 98 en el Camp Nou.

Anónimo dijo...

te comprendo.. yo pase x tu misma situacion y logré aprobar!! luego me echaron patrás x las practicas.. maldito velasco de materiales

la fase selectiva es nuestro verdugo... que le vamos a hacer...

animo chaval!