lunes, 18 de febrero de 2008

Hablemos de Kosovo

Como siempre que hay una noticia de gran importancia, dejo pasar un día o dos a que se enfríe y reflexionar sobre ella. Una vez hechas las reflexiones, se quedan por mi cabeza hasta que son volcadas en el blog liberándome así del peso que me hace ir chepado.

Ayer asistimos al nacimiento de un nuevo país, Kosovo; que nace de las cenizas de lo que una vez fue Yugoslavia. Allá por los años 90, este país saltó por los aires, engendrando nuevas naciones que hoy conocemos como Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, hace poco Montenegro y ayer, Kosovo. Como matriz de todas ellas, queda Serbia, hoy día con un peso bastante pobre en la escena internacional. Es el final del final del sueño de un tipo "mu malo" llamado Milosevic, que creo que aún está siendo juzgado en el Tribunal de La Haya por genocidio, atentado contra la humanidad y ese tipo de cosas horribles.

Las reacciones no se han hecho esperar. Para empezar, la Unión Europea debe posicionarse a favor o en contra de la secesión de Kosovo respecto a Serbia. Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia están a favor. Grecia, Chipre y... España (la Peña del Moco, apúntate que somos pocos) en contra. Por lo visto, Moratinos no ha oído nunca eso de arrimarse al árbol que da más sombra, aunque la reacción del Ministerio de Exteriores tiene su lógica. Si reconocieran el estatus del neonato Kosovo, deberían mirar a los numerosos "kosovos" que tienen en su propia península, como son la fábrica de Madriz (Catalunya), los altos hornos de Madriz (Euskadi) y la marisquería de Madriz (Galicia). Y eso parece que no va a suceder, a costa de negar la libertad de un pueblo igual que niegan las de los pueblos de la península.

La independencia no habría sido posible si no fuera por la UE y por Estados Unidos que han tutelado a Kosovo con fuerzas armadas, cascos azules de la ONU y no sé que hostias más (no recuerdo bien, pero viene de lejos el asunto, desde la Guerra de Bosnia en el 1995, ¿no? yo aún era pequeño). Esto no será gratis, por supuesto. La zona tiene ricos yacimientos de minerales (por eso le duele tanto a Serbia la independencia, sería como perder "la mina de Madriz") y EEUU ha ayudado a cambio de colocar una base militar. Nadie da duros a cuatro pesetas. Al lado de Serbia se posiciona Rusia, que en caso de conflicto armado serán los primeros en vender armas y municiones a los Serbios que decidan recuperar "su" territorio por la fuerza.

¿Mi opinión al respecto? Si los albano-kosovares son felices, tienen más dinero, se les respeta, pueden tener presencia en el escenario internacional y no se aniquila su cultura, adelante con la independencia. ¿Tanto cuesta comprender en el caso de Catalunya?

[CANCIÓN DEL DÍA = "For Whom The Bell Tolls" de Metallica, incluída en el álbum "Ride The Lightning".]

1 comentario:

Alfredo Loroso dijo...

Milosevic ya ha fallecido.