lunes, 24 de enero de 2011

Road to Super Bowl XLV: Nos vamos para Dallas

Esta noche he dormido dos horas y media. Por la mañana, he cogido un coche con el parabrisas totalmente escarchado y he conducido temerariamente con mi visibilidad bastante reducida. He llegado a la universidad y me ha entrado lo que llamaríamos El Gran Bajón (y he aguantado sin café). Pero definitivamente, ha valido la pena.

Mi gran noche comenzó a las 00:30 de la madrugada, después de un día que había empezado helándome el culo en los lavabos de la Biblioteca de Ciencias Sociales de la Universitat Autònoma de Barcelona. La dura vida del estudiante, ya sabéis... El domingo fue El Día que Aprendí a Resolver Ecuaciones Diferenciales Mediante la Transformada de Laplace; fue bastante divertido. Esto también valió la pena, ya que el examen de hoy se podría decir que ha sido un paseo militar.

Pero la noche era para mí, sin duda alguna. Empezó con la "no-noticia" que los Green Bay Packers iban a ser los representantes de la NFC en la Super Bowl y eso ya me puso las pilas. Los Packers me caen bien, son como el Atletic Club de Bilbao de la NFL y representan la Tradición en estado puro. Son, para un extranjero como yo, la única y exclusiva razón por la que me acercaría a un pueblucho (en los EEUU, 101.000 habitantes los considero "pueblucho") dejado de la mano de Dios en un estado dejado de la mano de Dios como Wisconsin. Un poco como sucede con Maranello.

Como si fuera una Super Bowl adelantada, mi padre aguantó hasta el primer cuarto, una tradición que se remonta a la Super Bowl XXXIX, muchos años atrás. Me pertreché como en las grandes ocasiones, con los puffs del sofá en "configuración football", manta, dosis masivas (y probablmente perjudiciales) de Coca-Cola, MiniOreos y otros manjares que sólo contribuyen al aumento de mi peso.

¿El partido? Me lo pasé bien. Qué coño, me lo pasé de puta madre; sobreotodo en la primera mitad. Rashard Mendenhall destrozó la defensa terrestre de los Jets, y a pocos segundos de llegar a la media parte, los Steelers ya habían endosado un 0-24; que luego los Jets maquillaron con un field goal. Mi Baile de la Victoria ya había salido hacía rato y aproveché el halftime para ir al lavabo y aprovisionar MiniOreos.

Pero tal y como ocurrió en el partido de divisionales, la segunda parte fue muy diferente. Los Jets dominaron el partido y, desde su primera anotación, sentí que los Steelers jugaban un partido a contrarreloj. No jugaban contra los New York Jets, jugaban contra el reloj del Jumbotron. Menos mal que la defensa de los Steelers seguía mentalizada y fueron capaces de parar a los Jets en la línea de gol después de tres downs de infarto; fueron cuatro puntos de menos que podían haber cambiado el partido.

Terminé el partido cansado, os lo juro. Me sentía físicamente desgastado, acusé (a mi manera) el ansiedad de jugar contrarreloj a sabiendas que los Jets anotarían tarde o temprano. La única manera de tener el control del partido era tener el balón y para no perderlo, la clave era correr y dejar correr el tiempo. Es uno de esos partidos tan físicos que cansan hasta al televidente.

Super Bowl XLV: Green Bay Packers - Pittsburgh Steelers. Ya es, a estas alturas, candidadato a Partido de Football de Mi Vida. Uno de mis equipos favoritos contra mi equipo favorito, quizá no son los mejores de la temporada, pero se lo merecen ambos. Las apuestas están a favor de los "cheeseheads" pero estoy por comprarme una toalla amarilla que intente hacer de Terrible Towel para tener algo que ondear.

Sí. Las 14-15 horas que durará el Super Sunday serán terribles.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sera un partidazo, aunque deseo con toda mi alma que gane Green Bay, esa afición se lo merece... Aparte que Big Ben ya tiene varios anillos.

Sinceramente, no he seguido mucho estos playoff, pero han sido unos playoff rarunos, con los dos finalistas del año pasado eliminados en la wild card y con los favoritos absolutos eliminados en su primer partido (de aqui podriamos discutir si es bueno para los equipos que quedan primeros parar 15 dias...).

Sera un partido bonito de ver, tanto por los equipos como por el escenario, me muero de ganas de ver el estadio de los Cowboys.

Fatelux dijo...

Totalmente de acuerdo, Espero una gran Superbowl pero que finalmente caiga del lado de Green Bay. Recuerdo que cuando se lesion´ço Grant, este equipo ya no contó para entrar en playoffs y menos para la superbowl, se lo han currado, han jugado genial y por la trayectoria de playoffs se lo merece sin duda, además, Bigben tiene dos anillos y un QB como Rodgers merece uno.

Un abrazo compañero, y disfruta del mejor espectaculo deportivo del año 2011